Será para bien

“Cada acción de nuestras vidas toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad”.-Edwin Hubbel Chapin.

 



 

Un cuento maravilloso, una importante reflexión:

Era un hombre apacible, afectuoso y querido por todos. Llevaba una vida simple en el pueblo, cuidando de su hijo, pues había enviudado años atrás. Poseía un caballo y, un día como otro cualquiera, al despertarse por la mañana y acudir al establo para dar de comer al animal, advirtió que éste se había escapado. La noticia se propagó pronto por todo el lugar. Por la tarde, muchos vecinos fueron a visitar al hombre y le dijeron:

-Desde luego  ¡que mala suerte has tenido! Sólo tenías un caballo y se ha marchado.

-Sí, si así es, amigos -era todo lo que respondía.

Pasaron los días. Una mañana, cuando el hombre salía para iniciar sus labores, cayó en la cuenta de que el caballo había vuelto y que, además, lo había hecho acompañado de otro. Los vecinos acudieron a visitarlo y dijeron:

-¡que buena suerte la tuya, que buena suerte!. Ahora resulta que tienes dos caballos.

-Si, si, así es amigos -volvió a decir como única respuesta.

Al disponer ahora de dos caballos, él y su hijo podían salir juntos a cabalgar,mas con tan mala fortuna que en una ocasión el hijo se cayó del caballo y se fracturó una pierna. entonces los vecinos se apresuraron a visitar al hombre y le dijeron:

-Pero ¡que mala suerte! ¡que desgracia! Si no hubiera vuelto acompañado por otro, ahora tu hijo no tendría la pierna rota.

-Sí, sí así es, amigos-fue otra vez su respuesta.

Pasaron unas semanas y estalló la guerra. Todos los jóvenes del pueblo fueron alistados, excepto el muchacho con la pierna rota. De nuevo los vecinos visitaron al hombre, esta vez para decirle:

-¡que suerte has tenido! Si tu hijo no tuviera la pierna rota, habría sido alistado.

y el hombre ecuánime repuso:

-Sí, sí, así es, amigos.



 

Hay momentos en nuestra vida que aunque nos parece que nos perjudican porque nos lo hacen pasar mal, tienen un sentido y están ahí para que aprendamos y porque después vendrá una situación mejor. Será para bien.

No son asuntos lejanos sino cotidianos y que todos conocemos porque de una manera u otra los hemos vivido.

Os comento un ejemplo: recuerdo que una amiga me comentaba disgustada y muy preocupada que su hijo adolescente en primero de bachiller había suspendido cinco asignaturas en la primera evaluación. Suena a tragedia, ¿verdad?. Pues paso que al estar en esta situación, mi amiga le busco refuerzo para las asignaturas mas difíciles y luego estuvo ella apoyándole y ayudándole. El resultado fue bueno. Aprobó el curso. Y veréis, aunque al principio los suspensos fueron perjudiciales, pensad si no hubiera suspendido tantas, seguramente no hubieran puesto apoyo extra y se hubiera complicado el curso y al final hubiera costado recuperar todas las asignaturas.

Aunque este ejemplo es muy sencillo y claro, podemos aplicar esta teoría a otros asuntos de nuestra vida.

Hay veces que no llegar a tiempo a hacer alguna actividad,  aunque eso nos fastidie,  nos va a favorecer porque nos permitirá acudir a otro sitio del que podemos aprenders o nos puede favorecer más.

Seguro que entendéis de que os estoy hablando. Solamente hay que parar un poco y analizar. Hay que tener confianza en la Vida y pensar que lo que nos pase Será para bien.

“No siempre conseguimos lo que queremos, pero tarde o temprano la vida nos da lo que nos merecemos.”

Es momento de confiar y disfrutar. Es momento de ser feliz.


¡suscribete!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s